Congreso Virtual sobre Anatomía Patológica


Direccion de contacto
Calle I no.403 entre 19 y 21, Vedado, Plaza, Ciudad Habana. Centro de Trabajo. Hospital General Docente Enrique Cabrera y Facultad Enrique Cabrera.

TUMOR PHYLLODES BENIGNO. VARIABLES HISTOPATOLOGICAS

DR JORGE SAINZ BALLESTEROS*, DR RAUL RODRIGUEZ LASTRA**, DRA SILVIA DE ARMAS ZALACAIN**, DRA SUSANA SAINZ LOPEZ***, DRA MIRTHA RIOS PEREZ****, DRA LISSETTE RODRIGUEZ DE ARMAS*****
* HOSPITAL ENRIQUE CABRERA CUBA
** HOSPITAL JULIO TRIGO CUBA
*** HOSPITAL LUIS DIAZ SOTO CUBA
**** FACULTAD DE MEDICINA DE GIRON CUBA
***** HOSPITAL AMEIJEIRAS CUBA

Resumen

INTRODUCCION

El tumor phyllodes benigno es una de las variantes de los phyllodes, que al principio se consideraban todos malignos. Es más frecuente que el tumor phyllodes limítrofe y que el cistosarcoma phyllodes maligno.  En nuestro Hospital el tumor phyllodes benigno se estudia por la consulta de mastología y se sigue su evolucion biológica. Uno de los aspectos interesantes de este tumor es la variedad de aspectos histopatológicos tanto en la parte epitelial como en la parte estromal.

OBJETIVOS

1. Presentar distintas variedades histopatológicas del tumor phyllodes benigno, tanto en el epitelio como en el estroma

2. Determinar la significacion que cada variante histopatológica tiene en el tumor.

 

MATERIAL Y METODO

Se seleccionaron 10 casos de tumores phyllodes benignos, escogidos entre 1995 y el 2000 en nuestro Hospital General Docente Enrique Cabrera, determinandose distintas variedades histopatologicas.  No se escogieron los phyllodes benignos que solamente tuvieran el patrón clásico de celularidad del estroma y de imágenes en hoja. Se hicieron cortes seriados y se realizaron coloraciones especiales para ilustrar adecuadamente las distintas variedades histológicas.

 

DISCUSION

Se estudiaron los 10 casos desde el punto de vista macro y microscopico, así como su evolución biológica y también las recidivas de los que volvieron a presentarse en la paciente.Su significación se discute, tanto en los aspectos epiteliales como en los aspectos mesenquimatosos.


 

Introduccion    

El phyllodes es un tumor que fue descrito por primera vez en el siglo XIX, en 1838 por Johannes Muller  y que al principio se consideró siempre como maligno. En realidad, otro autor lo había descrito en 1828 pero no tuvo trascendencia su descripción.  En sus primeras observaciones  se informaba como un tumor maligno, de gran tamaño, y se denominaba cistosarcoma phyllodes maligno primero y después fibroadenoma gigante de la mama.

 

Es un tumor bifásico, con elementos epiteliales y elementos estromales, que ha recibido muchos nombres distintos a través de los años.  (1)

 

Con la evolución del tiempo, se pudo observar que el phyllodes tenía algunas variedades y que el comportamiento era diferente en las distintas variantes.

Actualmente se clasifica en 3 formas que son

Tumor phyllodes benigno

Tumor phyllodes de baja malignidad o cistosarcoma phyllodes limítrofe.

Cistosarcoma phyllodes  maligno

 

El maligno de tipo sarcomatoso es la última variedad, o sea, el cistosarcoma phyllodes maligno. Se inserta dentro de los sarcomas de mama, y se considera el más frecuente de los sarcomas de este órgano.  En general, los sarcomas de mama no son  frecuentes, pero se considera que el phyllodes maligno es el más frecuente entre ellos.

En realidad debe reservarse el nombre de cistosarcoma para la variedad maligna o para la limítrofe, pero nunca para el tumor phyllodes benigno, al cual nunca debe llamársele cistosarcoma.

La palabra cistosarcoma se utilizó por la presencia de quistes en el tumor y la palabra phyllodes por estructuras anatomo-patológicas  que recuerdan a las hojas.

 

El tumor phyllodes benigno también se llamó durante mucho tiempo fibroadenoma intracanalicular celular.

 

Cualquier variedad de phyllodes puede recidivar, y en nuestro trabajo escogimos 10 casos que todos recidivaron pero que mantuvieron su histología benigna.   Los 10 casos tenían diferentes aspectos histopatológicos además del clásico estroma hipercelular.

 

 Este tumor, el phyllodes benigno, es poco frecuente, presentándose  en mujeres en  un decenio más tardío que el fibroadenoma; la edad promedio  es de 37 años y los extremos son 20 y 60 años. Aunque se clasifica como una neoplasia benigna, tiene potencial maligno en algunas pacientes. Se presenta como un tumor duro, móvil, voluminoso, de rápido crecimiento con protrusión de la piel, la cual es brillante y se adelgaza y se observa red venosa superficial aumentada. A la palpación son generalmente, pero no siempre,  de tamaño grande, que pueden llegar a ocupar la totalidad del volumen mamario, que pueden tener áreas renitentes, las cuales corresponden a zonas quísticas o zonas de hemorragia o necrosis. Cuando es pequeño no puede distinguirse clínicamente de un fibroadenoma.

 

Con relación al tamaño del phyllodes, al principio se consideraba que siempre tenían que ser muy voluminosos (2, 3), pero con el tiempo se pudieron observar phyllodes de todos los tamaños.

 

La conducta quirúrgica es la extirpación completa del tumor con tejido sano alrededor del  mismo (4, 5). En casos de gran tamaño hay que recurrir a la mastectomía simple.

 

Es de señalar que existen diferentes cambios epiteliales y estromales en el phyllodes y que estos cambios afectan a  las 3 variedades de este tumor. Sin embargo, los cambios epiteliales son más frecuentes en los tumores phyllodes benignos, mientras que los cambios estromales afectan tanto a los benignos como a los malignos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Material y Métodos    

Se escogieron 10 casos de tumor phyllodes benigno, en un período de 5 años, que además del estroma hipercelular tenían otras alteraciones histopatológicas, tanto epiteliales como estromales.

A todos los casos se le dieron cortes seriados y se realizaron coloraciones de rutina y coloraciones especiales.  Entre las coloraciones realizadas tenemos Van Gieson, Tricrómica de Mallory,  Hierro Coloidal , PAS, y otras.

 

Todos recidivaron y también se estudiaron sus recidivas.

 

Los casos de tumores phyllodes benignos que eran clásicos no los incluímos en nuestra casuística, o sea que tenían solamente la hipercelularidad del estroma, sin cambios histológicos del epitelio  ni del estroma.  

 
                                                                                                                                                                              Uno de los casos que era a su vez recidiva , diagnosticado en el  año 1980 fué incluído porque tenía estudio por microscopía electrónica en su primera aparición, y además mantenía criterios histológicos de benignidad.

 

En los 10 casos había tumores de distinto tamaño, desde el clásico tumor gigante o de gran tamaño hasta el phyllodes de pequeño tamaño.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Resultados    

En nuestros casos observamos distintos aspectos histopatológicos en el epitelio, tales como hiperplasia epitelial, papilomatosis, metaplasia escamosa, formación de quistes córneos, displasia, y calcificaciones intraductales.

 

Estas alteraciones epiteliales en muchas ocasiones crecían hacia la luz del conducto, de la hendidura o del quiste. Había conductos dilatados,así como conductos de forma lineal comprimidos por el crecimiento del estroma hipercelular.

 

No observamos transformación maligna del epitelio en un carcinoma.

Las imágenes en hoja, hendiduras y quistificación también estuvieron presentes en nuestros casos.

 

El estroma . muy activo, muy celular, presentaba áreas condroides en algunos casos pero sin transformación condrosarcomatosa,  presencia de grasa, presencia de mucopolisacáridos ácidos positivos al hierro coloidal y degeneración hialina. No observamos osteoclastos ni osteoide en el estroma de nuestros casos.

 

El estudio por microscopía electrónica de un caso mostró alteraciones en sus fibroblastos en relación con los fibroblastos normales del tejido mamario o del fibroadenoma.  También había presencia de miofibroblastos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Discusión    

El tema de los phyllodes es polémico y controvertido.

 

Las transformaciones epiteliales benignas pueden verse en los tumores phyllodes benignos, así como en los border-line y en los malignos. (6)  Estas transformaciones benignas son  raras en los malignos, pero de presentarse una transformación maligna del epitelio, el tumor se convertiria en un carcinosarcoma.    La hiperplasia epitelial, la papilomatosis son representativas de un epitelio muy activo, muy celular.  La metaplasia escamosa es menos frecuente y puede observarse cuando el tumor ha tenido algún tipo de irritación o de inflamación asociada, así como historia clínica de traumatismos sobre el tumor.  Los quistes córneos observados en dos de nuestros casos son también debidos a una actividad intensa del epitelio y a transformación queratinizante  o metaplasia del epitelio por trauma o por otras causas no precisada  ( figs.1, 2, 3, 4, 5, 6, 7).   

                                                                               
 Las calcificaciones intraductales o intraquisticas se pueden observar en los phyllodes de larga evolución en que la paciente acude tardíamente a la consulta.     

                                                                          

En nuestro Trabajo no tuvimos malignización del epitelio ductal en los phyllodes.

 

El estroma celular puede sufrir degeneración hialina sobre todo en tumores de larga evolución y en phyllodes recidivantes, que puede incluso borrar la celularidad típica de este tumor.

(Fig. 8)

 

La presencia de grasa en el estroma se considera residual de la mama que ha quedado retenida dentro del tumor proliferante. Se puede considerar también como de carácter metaplásico.

 

El estroma del fibroadenoma contiene usualmente mucopolisacáridos ácidos llamados también glicosaminoglicanos  y así pasa también en muchos phyllodes benignos.  Los phyllodes malignos tienden a perder este tejido mucoide . Un caso presentaba metaplasia cartilaginosa de tipo benigno, sin otra asociación estromal.

 

La presencia de osteoide, de osteoclastos, no fue observada en nuestros casos benignos  aunque la hemos observado en cistosarcomas  phyllodes malignos, así como diferenciación condrosarcomatosa, osteosarcomatosa  y liposarcomatosa, que no corresponden a nuestro Trabajo.  (7, 8)

 

El principal diagnóstico diferencial del tumor phyllodes benigno es con el fibroadenoma de la mama, lo cual es muy fácil debido a la marcada celularidad del estroma del phyllodes.   La diferenciación con el phyllodes maligno o cistosarcoma también se basa fundamentalmente en la malignización del estroma con cambios metaplásicos o no de dicho estroma.

 

Desde el punto de vista ultraestructural, los cambios morfológicos de los fibroblastos son muy marcados en el phyllodes benigno en relación con el fibroadenoma. Se observan fibroblastos con alteraciones nucleares, con indentaciones en la membrana nuclear, mitocondrias con alteraciones y pérdida de la periodicidad axial de las fibras colágenas. (fig.9)

En el cistosarcoma phyllodes maligno, los cambios de los fibroblastos son aún más marcados, pero no es objeto de nuestro Trabajo. (9)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fig. 1 tumor phyllodes benigno - Se observa dilatación de los conductos y celularidad del estroma.
Ocular. 10   Objetivo 20.
Coloración Hematoxilina.-eosina.
Fig. 1 tumor phyllodes benigno - Se observa dilatación de los conductos y celularidad del estroma. Ocular. 10 Objetivo 20. Coloración Hematoxilina.-eosina.


Fig. 2   Hiperplasia epitelial en un phyllodes - Marcada hiperplasia epitelial en el tumor.
No hay displasia ni transformación tumoral maligna. en el epitelio.
Ocular 10. Objetivo 10.
Coloración Hematoxilina-eosina
Fig. 2 Hiperplasia epitelial en un phyllodes - Marcada hiperplasia epitelial en el tumor. No hay displasia ni transformación tumoral maligna. en el epitelio. Ocular 10. Objetivo 10. Coloración Hematoxilina-eosina


Fig. 3   Proliferación epitelial en un phyllodes - Hiperplasia epitelial en el tumor phyllodes. Imágenes en hoja dentro de un quiste.
Ocular 10, Objetivo 20
Coloración hematoxilina.eosina
Fig. 3 Proliferación epitelial en un phyllodes - Hiperplasia epitelial en el tumor phyllodes. Imágenes en hoja dentro de un quiste. Ocular 10, Objetivo 20 Coloración hematoxilina.eosina


Fig. 4  Quistes córneos en un phyllodes benigno - Formación de quistes córneos en uno de los casos estudiados.
Se observa la queratina dentro de los quistes.
Ocular 10. Objetivo 10. Coloración hematoxilina-eosina.
Fig. 4 Quistes córneos en un phyllodes benigno - Formación de quistes córneos en uno de los casos estudiados. Se observa la queratina dentro de los quistes. Ocular 10. Objetivo 10. Coloración hematoxilina-eosina.


Fig. 5    Pequeño quiste córneo en un phyllodes - Pequeño quiste córneo en un phyllodes benigno, rodeado de estroma hialinizado.
Ocular 10. Objetivo 10. Coloración Hematoxilina-eosina.
Fig. 5 Pequeño quiste córneo en un phyllodes - Pequeño quiste córneo en un phyllodes benigno, rodeado de estroma hialinizado. Ocular 10. Objetivo 10. Coloración Hematoxilina-eosina.


Fig. 6 Queratina,imágenes en hoja y hialinización. - Se observa queratina, con imágenes en hoja y estroma hialinizado en un quiste del tumor phyllodes benigno.
Ocular 10, objetivo 10, coloración Hematoxilina-eosina.
Fig. 6 Queratina,imágenes en hoja y hialinización. - Se observa queratina, con imágenes en hoja y estroma hialinizado en un quiste del tumor phyllodes benigno. Ocular 10, objetivo 10, coloración Hematoxilina-eosina.


Fig.7   Metaplasia escamosa y quistes córneos - Se observan quistes córneos y revestimiento epitelial con metaplasia escamosa
Ocular 10. Objetivo 10. Coloración de Hematoxilina-eosina
Fig.7 Metaplasia escamosa y quistes córneos - Se observan quistes córneos y revestimiento epitelial con metaplasia escamosa Ocular 10. Objetivo 10. Coloración de Hematoxilina-eosina


Fig.8  Phyllodes quístico - Se observa celularidad y marcada hialinización dentro de un quiste en el tumor phyllodes benigno.
Ocular 10.  Objetivo 10.  Coloración Hematoxilina.eosina.
Fig.8 Phyllodes quístico - Se observa celularidad y marcada hialinización dentro de un quiste en el tumor phyllodes benigno. Ocular 10. Objetivo 10. Coloración Hematoxilina.eosina.


Fig. 9  Tumor phyllodes benigno - Aspecto ultraestructural de los fibroblastos con alteraciones nucleares, con engrosamiento de la heterocromatina adherida al borde nuclear. Presencia de indentaciones nucleares.Balonamiento ligero de mitocondrias. Pérdida de la periodicidad axial de las fibras colágenas.
Fig. 9 Tumor phyllodes benigno - Aspecto ultraestructural de los fibroblastos con alteraciones nucleares, con engrosamiento de la heterocromatina adherida al borde nuclear. Presencia de indentaciones nucleares.Balonamiento ligero de mitocondrias. Pérdida de la periodicidad axial de las fibras colágenas.




Conclusiones    

1.- Se presentan 10 casos de tumores phyllodes benignos, con diferentes alteraciones epiteliales y estromales, explicándose la significación morfológica de estas alteraciones.

 

2.- Se observan alteraciones fibroblásticas en uno de los casos estudiados por microscopía electrónica.

 

3.- Ninguno de los 10 casos evolucionó a cistosarcoma phyllodes maligno ni hubo malignización del epitelio ductal.

 

4.- Los cambios epiteliales de los tumores phyllodes benignos no son factores pronósticos de estos tumores, mientras sean de carácter benigno.

 

5.- Los cambios estromales de los tumores phyllodes benignos pueden ser factores pronósticos sobre todo cuando hay presencia de osteoide, de metaplasia cartilaginosa, de osteoclastos y otros elementos  que pueden malignizarse.

 

 

 

 

 

 

 

Agradecimientos    

Queremos expresar nuestro agradecimiento a los técnicos de Anatomia Patológica del Hospital Nacional Enrique Cabrera por su cooperación en la realización de este Trabajo, así como al Dr Carlos Domínguez del Hospital Ameijeiras de Ciudad de la Habana por su colaboración en el estudio de  los aspectos ultraestructurales de uno de los tumores.

 

 

 

Bibliografía    

1 - Amerson, J. Cystosarcoma phyllodes in adolescent females. A report of seven patients.

Ann. Surg. 171.  849-853. 1970

 

2 - Clarke, J. Giant intracanalicular fibroadenoma of the breast.

Annals of Surgery, 127.  372-376.  1948.

 

3 - Mcdivitt, R. Et al. Cystosarcoma phyllodes.

The John Hopkins Medical Journal, 120. 33-45 1967

 

4 - Chaney, A.W. Primary treatment of cystosarcoma phyllodes of the breast.

Cancer 89 (7), 1502-11, 2000

 

5 - Reinfuss, M. Et al.  The Treatment and prognosis of patients with phyllodes tumours of breast. Analysis of 170 cases.

Cancer 77 (5), 910-916, 1996

 

6 - Elston, C.W. et al. The Breast. Third Edition. Edimburg. 1998

 

7 - García, F.U. Malignant cystosarcoma phyllodes with chondrosarcomatous differentiation. Report of a case with cytological presentation.

Diagn.Cytopathology 1999, 20.  241-245

 

8 - Silver, S.S, Tavassoli, F.A. Osteosarcomatous differentiation in phyllodes tumours.

American J. of Surgical Pathology, 1999, 23. 815-21

 

9 - Toker, C. Cystosarcoma Phyllodes, an ultrastructural study.

Cancer, 21, 1171-1179, 1968.

 

 

 

 

Comentarios

- Javier Muñoz Moreno (04/10/2005 13:53:37)

Abordaje excelente de las diferentes variantes histopatológicas de los tumores filoides benignos. Iconografía OK!! No obstante hay autores que ponen dificultades en algunas de estas variantes. Yo no entro en estas polémicas. vosotros?. Ah!! la imagen de M.electrónica OK!!!

- Oscar Marin (08/10/2005 4:45:08)

Buen trabajo, con un interesante enfoque.

- Walter Marcial Martínez Rodríguez (09/10/2005 20:49:32)

Estimados amigos, los felicito por su hermoso trabajo, siempre es una pena que los cubanos no podamos tomar imágenes de mayor calidad, creo que ninguno de los colegas extranjeros tiene idea exacta del trabajo que pasamos para tomar microfotografías.

Por otra parte, tengo la opinión que clasificar el tumor filodes en, benigno, borderline o maligno (la OMS los clasifica en IV grados, a saber: Grado I o benigno, Grado II o borderline, Grado III o maligno, y Grado IV o con metaplasia sarcomatosa del estroma), no es nada fácil, los criterios de los diversos autores no son fáciles de conciliar, especialmente a nivel de la facilidad de establecer un diagnóstico de benignidad o malignidad. Mc Divita, Urban y Farrow (1967) encuentran relativamente fácil establecer la distinción entre formas benignas o malignas y no creen necesario establecer una categoría que englobe los casos dudosos. Por otro lado, Norris y Taylor (1967) creen que todos los criterios establecidos pueden fallar y que hay casos en que no puede establecerse la distinción entre tumores benignos y malignos, llegando a afirmar que lo que hacen los que dicen que lo tienen fácil es englobar los casos dudosos dentro del grupo de los malignos. En relación con el número de mitosis, la cifra dada por Azzopardi ha sido cuestionado por Pietruska y Barnes, que consideran que los tumores con 0-4 mitosis por 10 CGA son benignos, con 5-9 son borderline o limítrofes son probablemente malignos y con más de 10 mitosis lo son con seguridad. Pese a ello hay que constar un heco, infrecuente pero comprobado, tumores filodes histológicamente malignos pueden tener un comportamiento biológico benigno y, a la inversa, tumores de acusada benignidad histológica pueden tener un claro comportamiento maligno, incluso con producción de metástasis.

Finalmente, amigos, quiero aprovechar la oportunidad para agradecer, en este contexto, al profesor Antonio Llombart Bosch, que tanto ha contribuido con el conocimiento que han adquirido los patólogos cubanos, en patología mamaria.

Un abrazo para Lizzi y para Lisbi

- JORGE SAINZ BALLESTEROS (10/10/2005 5:25:58)

Agradecemos los comentarios del Dr.Walter Martínez sobre el trabajo, pero debemos recordar que el Tema abordado es sobre el tumor phyllodes benigno, o sea, la variante I de los phyllodes y no sobre el cistosarcoma phyllodes maligno.
El cistosarcoma phyllodes maligno será discutido en el Congreso Latinoamericano de Anatomía Patológica.
Con relación a la cuarta variedad, o sea al cistosarcoma phyllodes con metaplasia sarcomatosa, la mayoría de los autores lo incluyen dentro de la tercera variedad, ya que es un cistosarcoma phyllodes maligno. Uno de los problemas de esta cuarta variedad, es que algunos autores lo pueden re-clasificar en otro tumor, tales como el sarcoma osteogénico primario de mama si tiene metaplasia ósea y cartilaginosa en el estroma, etc.

- Walter Marcial Martínez Rodríguez (10/10/2005 12:49:12)

Estimado profesor Jorge Sainz Ballesteros agradezco sus aclaraciones pero debemos recordar que uds. hablan en la introducción (y en casi todos los apartados) del tumor filodes (generalizando); uds mismo aceptan que el tema es polémico; por eso, de todo corazón, le confieso, que a mí (y en modo alguno me refiero a la comunidad de patológos) me cuesta más trabajo diferenciar [con los criterios tan poco estrictos que existen o quizas con el comportamiento biológico tan poco serio del tumor :-) ] el filodes benigno del fibroadenoma, que diferenciar los filodes entre sí pues, en este caso hago uso de los criterios de Norris y Taylor modificados y complementados por Azzopardi y me adhiero a ellos. En cuanto a la cuarta variedad, respeto el criterio de la OMS en separar los tumores filodes con áreas de sarcomas, de los sarcomas estromales puros.

Una última cosa, he observado (sobre todo en paaf de mama) que la enfermedad proliferativa epitelial en el componente epitelial de los fibroadenomas, es más frecuente de lo que parece y se mueve desde DIN-I hasta DIN-III. He tenido algunos casos de carcinoma in situ en fibroadenomas, hasta ahora no he tenido ningún invasor pero desde el punto de vista práctico recomendaría al personal en formación que se empiezen a fijar un poquito más en el componente epitelial de los fibroadenomas y verán cuantas cosas interesantes descubren.

Un saludo y le recomiendo que lea el trabajo nuestro sobre historia de la Anatomía Patológica pinereña, de la cual pronto saldrá una versión ilustrada.

- JORGE SAINZ BALLESTEROS (10/10/2005 15:57:20)

Estimado amigo y Profesor Walter Martínez
Ya leí la Historia de la Anatomía Patológica en Pinar del Río pero no hice ningún comentario. La encontré muy bien escrita y redactada y te felicito por tu labor.
Con relación a tu segundo comentario, aunque el fibroadenoma puede confundirse con un phyllodes benigno y por eso a este último se le llamó fibroadenoma intracanalicular celular por un tiempo, con un poco de paciencia y cortes seriados se puede establecer la diferenciación. Además hay características que diferencian al phyllodes benigno cuando se utilizan las coloraciones especiales, sobre todo el hierro coloidal que ayuda a diferenciarlos.
Otra cosa que me dices en el primer comentario y es que la OMS establece la cuarta variedad, pero revisé de nuevo la clasificación de los tumores de mama del 2003 que está impresa en el libro que se editó en Marzo del 2005 por el Profesor Llombart en ocasión de la actividad científica de Pinar del Río y se mantiene la clasificación en 3 variedades. La cuarta está señalada por diversos autores.
Considero muy valioso este intercambio y felicito a los patólogos de Pinar del Rio y a tí especialmente por tu interés.

- Walter Marcial Martínez Rodríguez (11/10/2005 4:15:37)

Tiene razón Profesor Saínz en la Clasificación del 2003 de los tumores de mama no aparece el Filodes Grado IV pero en una magnífica monografía impresa para "Patología 98" (VII Congreso Nacional y III Jornada Hispano Cubana de Patología), del propio profesor LLombart Bosch, sobre "Tumores del Estroma Mamario", aparece la Clasificación de la OMS del 81 que es a la que me refería. ella, el mencionado profesor, decía que cuando un sarcoma mamario tiene o persiste en el focos de tumor Filodes típico, debe considerarse Filodes Grado IV. Particularmente creo que el Grado IV debe conservarse; en estos casos creo que las subclasificaciones no tienen un objetivo académico sino práctico pues, como en el caso de los carcinomas ductales, no tiene el mismo pronóstico un CDI NOS, que un CDI con áreas de carcinoma de tipo especial. En fin, lo que quiero decir que con la subclasificación tiene un objetivo predictor de la respuesta al tratamiento o de la supervivencia.

Por otra parte es cierto, el Tumor Filodes ha recibido hasta 27 nombres diferentes.

Saludos y afectos

- María Caridad De Armas Fernández (13/10/2005 3:32:38)

El trabajo resulta para mi muy util, por abordar este tipo de lesion en la mama.No he tenido muchos casos, de Phyllodes benignos, y me ha ayudado a conocer aun mas sobre el tema.Muy bien logradas las imagenes. Mis felicitaciones.

- Mirta Garcia Jardon (19/10/2005 8:15:45)

Yo también me adhiero a las felicitaciones- comentarios y notas aclaratorias del Dr. Walter incluidos. El trabajo está muy bueno, muy bien presentado, las imágenes son magníficas, tal y como nos tienen acostumbrados los autores. Las discusiones y notas aclaratorias son más académicas que prácticas y lo importante es la compilación y la presentación del material, que muestra una serie de aspectos poco comunes sobre el tema. Enhorabuena!!!

- Margarita Amigo (26/10/2005 7:28:54)

Jorge y compania, el trabajo esta muy bueno, y con tremenda calidad de fotos. Los felicito.

- NATALIA MARTINEZ CASTILLO (26/10/2005 23:47:19)

Excelente trabajo, felicitaciones-.

- NATALIA MARTINEZ CASTILLO (26/10/2005 23:47:33)

Excelente trabajo, felicitaciones-.

- JORGE UGALDE (31/10/2005 17:28:32)

Dr. Jorge Ugalde. Ecuador.
Le felicito, buena casuìstica, la forma de abordar y la presentaciòn. La fotografias son buenas, para el efecto.

 

 

Web mantenido y actualizado por el Servicio de informática uclm. Modificado: 11/11/2005 7:26:30